domingo, 21 de abril de 2019

Día 21 de Abril de 2019. Domingo de Pascua



LECTURAS

  • Hechos de los Apóstoles 10,34a.37-43
  • Salmo responsorial 117
  • Colosenses 3,1-4
  • Juan 20,1-9
      Las palabras del apóstol Pedro en  Hechos nos indica cómo el hecho de la resurrección de Cristo cambió completamente la vida de los discípulos. Al que admiraban porque "pasó por el mundo haciendo el bien...", fue condenado como un delincuente, dejando a los discípulos  desconcertados, llenos de miedo y sin comprender nada. Todas las expectativas se fueron abajo. Sin embargo , la experiencia de Pascua, les abrió los ojos y el corazón y fue entonces cuando comprenden   que se ha cumplido todo lo que Jesús había anunciado de sí mismo, y aquella experiencia fuerte los convirtió den testigos  lanzados a contar públicamente  y sin miedo  todo lo referente a Jesús de Nazaret, 
       La resurrección fue la luz que  les permitió comprender, en primer lugar, el sentido de la vida de Jesús: lo que parecía un fracaso, la pasión y muerte,  no fue tal, pues no fue la última palabra ni el final.
       Y la resurrección de Cristo ilumina también nuestra vida, nuestras oscuridades: sufrimientos, limitaciones, males de este mundo, enfermedad y muerte, indicándonos que esas realidades no son la última palabra, porque Dios es el Dios de la vida, y pondrá fin a los resortes de  muerte, porque Dios es amor, y por ello nos llama a  vivir lo que esperamos.
       En Jesús tenemos el ejemplo, llamados como él a pasar por el mundo haciendo el bien, con la fe firme de saber que con el estamos llamados a pasar a la vida junto a Dios.


LECTIO DIVINA DESDE LA PARROQUIA DE SAN ROQUE DE HELLÍN: CRISTO, EL QUE VIVE

HOJA DOMINICAL DIOCESANA



sábado, 13 de abril de 2019

Día 14 de Abril de 2019. Domingo de Ramos

Entrada de Jesús en Jerusalén: Lucas 19,28-40

LECTURAS

  • Isaías 50, 4-7
  • Salmo responsorial 21
  • Filipenses 2, 6-11
  • Lucas 22,14-23.56
      Con el Domingo de Ramos abrimos la Semana Santa: La procesión de los ramos evoca la entrada de Jesús en Jerusalén donde es aclamado como el Enviado. Y la proclamación de la Pasión según san Lucas nos anticipa lo que serán las celebraciones centrales del Triduo Pascual:  nos relata  la Cena del Señor, que celebraremos el Jueves Santo tarde, abriendo así el Triduo Pascual, luego la pasión y muerte del Señor: arresto, proceso y crucifixión. La lectura evangélica termina diciendo  que "envolvieron el cuerpo de Jesús en una sábana y lo colocaron  en un sepulcro excavado en la roca. Era el día de la Preparación  de la Pascua judía y rayaba el sábado... Y el sábado guardaron reposo conforma al mandamiento".
     El relato de la resurrección lo dejamos para la noche del Sábado Santo en la Vigilia Pascual y Domingo de Pascua, culminación del Triduo Pascual, fundamento de nuestra fe cristiana y de la celebración del domingo como cristianos con la Eucaristía, memorial de la muerte y resurrección de Cristo.
    Hagamos un esfuerzo por participar en las celebraciones  del Triduo Pascual, en el que hacemos actual para nosotros, hoy, lo que sucedió históricamente y que nos narra la lectura de la Pasión y lecturas del día de Pascua. LO podemos hacer en nuestra parroquia , o allá donde estemos durante estos días, otras poblaciones. Hay tiempo para la celebración  y oración, y tiempo para el descanso y vacación.





HOJA DOMINICAL

¡FELIZ SEMANA SANTA!



    



domingo, 7 de abril de 2019

Día 7 de Abril de 2019. Domingo 5º de Cuaresma


LECTURAS 

  • Isaías 43, 16-21
  • Salmo responsorial 125
  • Filipenses 3, 8-14
  • Juan 8, 1-11
     La Palabra de Dios, es este domingo, nos invita a recorrer caminos que nos llevan a la vida. Así lo anunciaba Isaías al pueblo en el destierro Babilonia, recordando cómo Dios , antaño, liberó al pueblo de la esclavitud de Egipto y lo llevó a una tierra nueva, y  en el momento en que habla  le anuncia una nueva esperanza, y lo hace usando una imagen: "Abriré  un camino por el desierto, ríos en el yermo"; poco después, el rey Ciro permitía a los hijos de Israel volver a la tierra de los padres.
     También San Pablo nos anima a "correr" para alcanzar el premio que nos ha obtenido Cristo: la resurrección  de entre los muertos.
     Y Jesús, en el evangelio no solo le da la vida biológica a la mujer adúltera, amenazada de lapidación y muerte, sino que la perdona,  invitándola a que abandone el camino  de muerte como es el pecado, y emprenda el camino de la vida: "Anda, y en adelante no peques más".

  

LECTIO DIVINA DESDE LA PARROQUIA DE SAN ROQUE DE HELLÍN: CULPABILIDAD DE TODOS

QUIERO VER: DIBUJANDO EL PERDÓN

HOJA DOMINICAL DIOCESANA



sábado, 30 de marzo de 2019

31 de Marzo. Domingo 4º de Cuaresma


LECTURAS

  • Josué 5,9a.10-14
  • Salmo responsorial 33
  • Segunda Corintios 5, 17-21
  • Lucas 15,1-3.11-32
    La parábola  del evangelio de hoy retrata perfectamente cómo es el corazón  de Dios y cómo el del ser humano, reflejado en los tres personajes de la parábola: el padre y los dos hijos.
    Siempre  nos hemos fijado en la historia del hijo menor que se marcha descaradamente de la casa paterna, con atrevida falta de respeto hacia el padre, muy liberal por otra parte, y por el desarrollo hacia el fracaso de la vida que emprende, sintiéndonos identificados con él porque muchas veces nosotros hacemos algo parecido con Dios.
    Pero realmente, Jesús cuenta la parábola  pensando en los que  le criticaban, diciendo: "Ese acoge a pecadores y come con ellos". Esos que criticaban a Jesús están retratado  en el hijo mayor que vive en la casa del padre, pero que se enfada al ver a su hermano de vuelta al hogar.
    Las dos partes del relato: lo referido al hijo menor que se marcha y vuelve, como  lo referido al hijo mayor que se queda, y  se niega a participar de la fiesta por la vuelta del hermano perdido y recuperado, muestran el amor del padre hacia cada uno de los hijos, mostrando que Dios es  padre misericordioso para todo hombre y mujer.

HOJA DOMINICAL DIOCESANA


domingo, 24 de marzo de 2019

24 de Marzo de 2019. Domingo 3º de Cuaresma


LECTURAS

  • Éxodo 3, 1-8a.13-15
  • Salmo responsorial 102
  • Primera Corintios 10,11-6.10-12
  • Lucas 13,1-9
     El Dios que se revela a Moisés no es un Dios impasible e insensible, sino un Dios que escucha el clamor del pueblo, al que saca de la esclavitud de Egipto. Aquel pueblo  que salió de Egipto experimentó a Dios como Dios misericordioso.
     Y sin embargo cuantas veces en el imaginario de muchos, incluido cristianos, se piensa en un Dios que castiga y premia, "premiador de buenos y castigador de malos." que decía el viejo catecismo de mi infancia.
    Esa es la pregunta que subyace en la pregunta que  hacen a Jesús  sobre la masacre de galileos ordenada por Pilato. La respuesta de Jesús es que Dios no procede así: "¿Pensáis que esos galileos era más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no...". Por tanto, no es cristiana la idea que Dios vigila como un policía y se cobra la multa castigando.
   Somos nosotros los que  nos castigamos a nosotros mismos. Por ello, añade Jesús: "Si no os convertís, todos pereceréis  de la misma manera", frase que quiere decir, más bien, : Si no procedemos de otra manera, entonces malogramos nuestra existencia.
     La parábola de la higuera es esclarecedora: Dios nos regala los medios para que crezcamos como personas, y nuestra tarea no es tanto hacer cosas cuanto tomar conciencia  de lo que es el verdadero ser y vivir esa realidad a tope. Según vivamos con responsabilidad o no, vamos encontrando  nuestro premio o castigo, que nos concedemos nosotros mismos. 


LECTIO DIVINA DESDE LA PARROQUIA DE SAN ROQUE DE HELLÍN: OS DIGO QUE NO.

QUIERO VER: SEGUNDA OPORTUNIDAD

sábado, 16 de marzo de 2019

Día 17 de Marzo. Domingo 2º de Cuaresma



DÍA DEL SEMINARIO



LECTURAS

  • Génesis 15, 5-12.17-18
  • Salmo responsorial 26
  • Filipenses 3, 17-4,1
  • Lucas 9,28b-36

      La Cuaresma nos invita a salir de " tu tierra", como dijo Dios a Abrahám. Para nosotros, "salir de tu tierra" es  abandonar la situación  en la que estamos instalados cómodamente, viviendo rutinariamente  el día a día;  es salir del caparazón   de nuestros egoísmos que, con frecuencia, hace  que nuestros ojos no vean y que nuestro corazón no sienta lo que pasa a nuestro alrededor, adoptando actitudes de indiferencia ante el que pasa necesidad, ajenos al que camina junto a nosotros; y también, sordos a la voz de Dios que nos llama porque nos quiere y nos asocia a su propia vida y alegría.
       Tres llamadas:  a Abrahán, al que  promete hacerle padre de un pueblo, y por ello la promesa de "una descendencia numerosa como las estrellas del cielo", y promesa de una tierra "entre el río de Egipto y el Gran río del Eúfrates".
       A San Pablo al que Jesús llamó, cambia de mentalidad y actitudes, y por ello anima a su querida comunidad de Filipos a que lo imiten como él imita a Jesucristo.
       Y Jesús que hace testigos de su transfiguración a sus tres discípulos más significativos, a los que les encarga, después de la resurrección, de ser testigos de lo que han contemplado en el monte.
       Hoy día, Jesús sigue haciendo su llamada y espera respuestas decididas y con alegría. Esto nos lo recuerda esta Jornada del  Día del Seminario, por lo que  la Iglesia nos invita a que sintamos el "Seminario,  misión de todos"; esto es, que oremos por las vocaciones, que creemos un ambiente propicio a las mismas, que las acojamos, las apoyemos y nos legremos porque alguno de nuestros jóvenes son llamados y responden con alegría a Jesús para servirlo en la Iglesia como sacerdotes, y para ello formarse según el modelo de Jesús el Buen Pastor, y esto se realiza en el Seminario. 
      Apoyemos con nuestra oración y colaboración económica la formación  de nuestros seminaristas..



LECTIO DIVINA DESDE LA PARROQUIA DE SAN ROQUE DE HELLÍN: EL COMBATE POR LA LUZ

QUIERO VER: LA VOZ

HOJA DOMINICAL DIOCESANA


Los seminaristas en nuestra Parroquia:

 con niños de 3º de catequesis de iniciación cristiana



y con un grupo de Confirmación:








sábado, 9 de marzo de 2019

Día 10 de Marzo. Domingo Primero de Cuaresma.


LECTURAS

  • Deuteronomio 26,4-10
  • Salmo responsorial 90
  • Romanos 10,8-13
  • Lucas 4,1-13
     En días pasados, hemos podido contemplar desfiles llenos de colorido y música, disfraces y máscaras, como son los carnavales, fiestas populares que preceden a la Cuaresma.
     Podríamos darle la vuelta, y entender  a partir de estas imágenes qué es la Cuaresma. Es un camino para despojarnos de los disfraces y máscaras  que en el día a día vamos poniendo en nuestra vida y relaciones. Por tanto, la Cuaresma es un cambio en el que pasamos del disfraz, de lo externo y sobreañadido para llegar a lo interior. Es como el trabajo  de limpieza que se hace con una obra de arte cuando se restaura: se le quitan  las capas de suciedad o adherencias que el tiempo le ha echado encima ocultando lo auténtico, de modo que una vez restaurada, aparece la obra tal y como la creó su autor.
    La Cuaresma apunta a la Pascua, y en ella la renovación con más fuerza de nuestro compromiso  de seguir a Jesucristo, como haremos al renovar las promesas del bautismo, que debe ser un acto  que recoja las renuncias de todo aquello  que es contrario a la fe y contra lo que hemos luchado durante la Cuaresma, como se nos decía en la imposición de la ceniza. "Conviértete y cree en el Evangelio".

LECTIO DIVINA DESDE LA PARROQUIA DE SAN ROQUE DE HELLÍN: CUARENTA DÍAS.


QUIERO VER: CAMINO DE TENTACIONES


HOJA DOMINICAL DIOCESANA